viernes, 18 de diciembre de 2015

NAVIDAD

¡¡Ya!!  Ya está aquí La Navidad. Los años vuelan cada vez a más velocidad, al menos esa es la sensación que yo tengo. Pasan las vacaciones de verano y en aun abrir y cerrar de ojos ya la tenemos aquí. ¿Qué será? Cuánto más años tengo menos me gusta. ¿Por qué no me gusta? Es la pregunta que a veces me hago. Si todo son luces, si por doquier se oyen voces de niños cantando algún villancico popular; las tiendas llenas de gente comprando regalos para amigos o familia. 

Los puestos ambulantes abundan en nuestras calles invitándonos a comprar figuritas de belén, árboles navideños, luces, lazos, También están los que venden abalorios femeninos: pendientes, collares, pulseras...En fin todo un despliegue de ofertas que incluso a los menos adictos hacen caer en la tentación.

 ¡¡Es Navidad!! Vienen Los Reyes Magos de Oriente con sus caballos cargados de ilusión para todos. O Papá Noel, que ya hace muchos años tuvo la gentileza de venir también por esta parte del mundo, con lo que grandes y pequeños ya no sólo tienen regalos de Reyes sino los de Papá Noel que llega antes; se adelantó a nuestros queridos Magos. Incluso diría que en algún momento tuvo la osadía de querer sustituirlos. Pero yo no es a esto a lo que me quería referir. 

Hay una soledad infinita que se apodera de algunas almas en estos días. Porque la soledad se escucha mucho mejor cuándo más ruido tenemos alrededor. Es esa sensación de sentirte muy pequeño en medio de tanta algarabía. Es esa sensación de mirar y no ver. No verte ni siquiera a ti mismo, sólo gente, luces, música, villancicos y mucho turrón. 

Y aquella pregunta que me hacía al principio voy a intentar contestarla ahora, si tengo un poco de habilidad.

No me gusta porque no amamos más a la gente. Es mentira.
No me gusta porque siento como que...el mundo me obliga a estar feliz.
No me gusta porque no es verdad aquello de : Ven a mi casa esta Navidad.
No me gusta porque aquel ser querido ya se fue.
No me gusta porque aunque estuviera el ser querido, no necesitaría La Navidad para disfrutar de su compañía.
No me gusta porque las amas de casa trabajamos como esclavas.
No me gusta porque al final siempre acabo engordando.
No me gusta porque los que menos tienen, sienten que ahora tienen menos que nunca.
No me gusta porque el frío se cuela por las rendijas del alma.
No me gusta porque no es verdad que el niño Jesús naciera en estas fechas.
No me gusta porque muchos niños no tendrán regalos y habrá que explicarles que, no han sido malos, sólo que...¿Qué le dices a un niño que no tiene su regalo...?
No me gusta porque aquel anciano estará más sólo que nunca.
No me gusta porque hay quien hace el agosto en Navidad.
Simplemente no me gusta.

Pero si a ti te gusta: Disfruta, ama, vive, sueña, canta, ríe, Como nunca y para siempre.


Este tema me reconcilia con todo lo que no me gusta. 
Maravillosa música: ¿Qué sería de nosotros sin ti?


FELIZ NAVIDAD

BON NADAL

MERRY CHRISTMAS

JOYEUX NOEL

jueves, 19 de noviembre de 2015

Relato corto II "SINSENTIDO"


Oyó una voz que decía: “Nada tiene sentido” Inevitablemente hizo un leve gesto con la cabeza hacia el lado del que provenía el sonido, aunque ahora ya sabía que era producto de su mente. Era un martirio que no había compartido con nadie, ni siquiera con un profesional. ¿Para qué? La voz no mentía; nada tenía sentido. La vida monótona que llevaba lo gritaba a los cuatro vientos.
Rápidamente se levantó del único banco que había en aquella calle y se dirigió, a toda prisa, hacia la escuela de educación especial a la que acudía su hija.


Llegó justo a tiempo. La niñita se le abrazó mimosa al llegar a su altura y juntas fueron directas a casa. Al mismo entrar, se dirigieron a ver a la abuela que desde hacía varios meses se encontraba postrada en el lecho; los años eran muchos y pronto se la llevarían. La anciana le pidió con dulzura que la ayudara a cambiar de postura. Lo hizo con aparente cariño arropándola y depositando un beso en su frente. Después dio la merienda a ambas y preparó la cena como todos los días.
Mientras cocinaba, pensaba en que tenía que terminar unos trabajos de costura que debía entregar por la mañana. Necesitaba el dinero y no había encontrado otra ocupación mas que aquella —suerte que sabía coser— su madre la enseñó, había sido la profesión de ésta durante toda la vida.


Aquella anciana que yacía en el lecho había sido la mejor madre que se pudiera tener y la amaba. Pensó en ella en cuando era joven y ella una niña pequeña.
Aparcó sus pensamientos y consideró que aún tenía tiempo, a pesar de haber estado por ahí deambulando sin rumbo, de ponerse manos a la obra con su trabajo. Sonó el teléfono en aquel instante y oyó la voz de su marido al otro lado:
Llegaré tarde, no me esperes a cenar. Esto lo venía haciendo frecuentemente desde hacía varios meses, pero hoy al oír la voz al otro lado sintió una punzada de dolor.


No tenía tiempo de pensar: estaba su hija y su madre y la falta de dinero. Era suficiente. Como si nada empezó su labor dando marcha al motor de la máquina de coser.
Cuando acabó eran las dos de la madrugada. Su marido aún no había regresado. Su madre y su hija hacía mucho que dormían. En la casa reinaba un silencio inquietante.
De nuevo oyó la voz que decía: “Nada tiene sentido”. Sintió calor a pesar de la baja temperatura de la casa y un algo extraño en la boca del estómago. Sus ojos brillaban más que nunca y más que nunca se retrasaba su marido. Abrió la pequeña ventana a un metro del suelo y se sentó en el alféizar.


La voz continuaba cada vez más fuerte: “Nada tiene sentido...nada tiene sentido...” El frío de la noche invernal acarició su rostro. Miró la calle desierta a la vez que sus ojos se llenaban de lágrimas. Oyó la llave en la cerradura. La voz seguía más que nunca; más fuerte cada vez: NADA TIENE SENTIDO.

En un instante todo se nubló. No vio al marido que se acercaba. No oyó la voz de la niña que se había despertado, ni sintió el crujido de algo que impactaba violentamente en la acera...

miércoles, 21 de octubre de 2015

RECUERDA, CUERPO...

El poema más conocido de Constantino Cavafis es ITACA. Pero hoy releyendo en uno de sus libros:  "Poesía Completa" he encontrado, éste, que os quiero mostrar: 


Recuerda, cuerpo, no sólo cuánto se te amó,
no sólo los lechos donde estuviste echado,
mas también aquellos deseos que, por ti,
en miradas brillaron claramente
y en la voz se estremecieron — y que
un obstáculo fortuito los frustró.

Ahora que todo se halla en el pasado,
parece casi que a los deseos
aquellos te hubieras entregado — cómo brillaban,
recuerda, en los ojos que te miraban;
cómo en la voz por ti se estremecían, recuerda,
cuerpo.

Konstantinos Petrou Kavafis

sábado, 17 de octubre de 2015

SOLAS ( película )


"Solas" es una película española del año 1999. Escrita y dirigida por Benito Zambrano. Ópera prima de éste que obtuvo cinco premios Goya, entre otros. Rodada en Sevilla y llevada al teatro en esa misma ciudad en el año 2005. Entre 2005 y 2006 se representó en teatros de Madrid , Barcelona y otras ciudades españolas.
Hacía bastante tiempo que quería revisar esta película. Es de esas, que hay que ver varias veces para que no escape a tus sentidos, ni uno sólo de los aromas que desprende.



Rosa (María Galiana) es una mujer de pueblo de edad avanzada, sencilla, buena , generosa ...... Va a la ciudad para cuidar de su marido que está en un hospital por haber sido intervenido quirúrgicamente. Durante este tiempo se aloja en casa de su hija María (Ana Fernández). La vida de Rosa no ha sido fácil al lado de un hombre que juega y maltrata a su familia. Sus hijos se fueron de casa huyendo de un padre, machista, alcohólico y maltratador.



Solas, trata acerca de dos mujeres quienes están tan llenas de riquezas sentimentales, como de  la pobreza económica en la que viven. Una mujer hermosa pero problemática que vive en un lugar sin nombre al sur de España.  Un barrio pobre y conflictivo en una gran ciudad. Un descuidado apartamento...



María no ha tenido mucha suerte; huyendo de la vida que ha llevado su madre, cae en un enamoramiento de alguien egoísta y cruel, que no se responsabiliza cuando ella queda embarazada.

Durante la estancia en casa de su hija, Rosa acaba haciendo de cuidadora: del marido maltratador que está en el hospital; de su hija, —como madre intuye la soledad y el drama en su vida─ y del vecino anciano ( Carlos Álvarez-Novoa ) que vive sólo con su perro Aquiles.



Es una película sobre muchas cosas, entre ellas la soledad y la vejez. Es una película  que  llega a todos, porque todos  somos capaces de emocionarnos con esta película sentida, honda, que respira verdad por todos y cada unos de sus fotogramas...



Película dura que nos cuenta una historia sencilla, incluso podría ser vulgar y corriente, pero llena de detalles que si te dejas llevar un poquito te emocionarán hasta lo más hondo. El cómo y el qué es lo importante. Cómo somos las personas y de qué manera nos relacionamos con el entorno y afrontamos la vida. A veces lo imposible se hace posible a través del amor. El amor a raudales que derrocha Rosa, hacia todo y todos..


De forma tenaz, la madre va rompiendo con su dulzura la dureza de María y la soledad del vecino, que lleva tanto tiempo viviendo sólo con su perro Aquiles.


Es el amor en todas sus caras, y el maltrato, y la ternura, y el dolor, y el sacrificio de toda una vida. La paciencia y el carácter y los redaños de una mujer excepcional; cuyo papel nos engaña hasta bien entrada la película.
También es la rebelación de una ayuda, rechazada en un principio porque no se puede creer...Porque no es posible, no existe, duele de tan necesitada...



Bebe, fuma, y roba, desesperada con su situación personal y enfadada con el mundo. 
María, embarazada de un tipo que no quiere saber nada de ella, en un principio se plantea la idea de abortar pero se da cuenta que  quiere tener ese niño aunque tenga que ser sola.

A veces las cosas son como son, pero aquí están contadas magistralmente: con poesía, ternura, y esperanza de posibilidad que conmueve al espectador. 



Una gran película. Y una gran interpretación de dos actoras noveles en sus respectivos papeles protagonistas: María Galiana y Ana Fernández.





martes, 13 de octubre de 2015

En la vida todo es ir...


Joan Manuel Serrat

La vida a veces parece una triste broma, y no sólo lo parece sino que muchas veces estamos convencidos de que lo es...Si tienes la suerte de vivir muchos años te irás dando cuenta. Parecemos marionetas movidas por una mano invisible, u hojas agitadas por el viento. Somos vapuleados de una forma o de otra, de aquí nadie se va de “rositas”...Lo tengo comprobado.
¿Ves aquel vecino o vecina que a simple vista se ve tan feliz? Pues te equivocas. No lo es. ¿Tiene motivos? ¡¡Sí!! ¿Cuáles? Los suyos...
No, no es ninguna bobada lo que estoy diciendo. Si piensas un poco te darás cuenta de que nunca estamos satisfechos. La satisfación es algo muy subjetibo, cada cual la siente en momentos y por cosas muy distintas. Pero el verdadero problema del ser humano estriba, en que para valorar lo bueno tenemos que vivir lo malo... Por expresarlo de alguna manera.
Resultado de imagen de mafalda etapas de la vida
Por ejemplo: Una pareja. La vida en pareja ya no es estar en casa de los papás. Entonces vamos agobiados, después del trabajo siempre hay cosas que hacer y nos sentimos cansados y a veces nos quejamos un poquito sólo, de momento. Luego viene el primer hijo...¡Dios! Esta criatura ha puesto la casa patas arriba. La vida ha cambiado completamente ahora somos tres y un hijo requiere mucha atención y muchos cuidados. Trabajo, casa, un hijo....Uf! Al final de la semana acabamos agotados y no podemos dejar de pensar , adorando a nuestro hijo... porque lo adoramos, que antes de aumentar la familia éramos libres como los pájaros y no sabemos por qué demonios en algún momento nos habíamos quejado de cansancio o de falta de tiempo. Ahora sí que estamos ocupados y faltos de tiempo. ¡¡¡Una criatura necesita muchos cuidados!!! Y si nos sale respondona...
Pasa un tiempo y dcidimos que no nos vamos a quedar con uno sólo, así que a pesar de que no nos sobra ni el tiempo ni el dinero. Decidimos ir a buscar la parejita. Y la parejita viene. Y...ahí... ¡¡¡se armó el belén!!! Madre mía ¿Cómo lo hacemos ahora? Esto ya se complica mucho. No damos a basto la faena se acumula, ropa, comida, trabajo, guarderías, canguros...Llegamos al fin de semana hechos cisco. Entonces o salimos o hacemos las mil cosas que tenemos pendientes de toda la semana.
Decidimos que salimos con los niños, Hay que dedicarles el tiempo que no hemos podido dedicarles durante la semana, además lo estamos deseando. Y así un día y otro. Y... en algún momento nos pasa por la cabeza, pensar que, ¿ cómo se nos pasaba por el pensamiento, que íbamos agobiados de trabajo, cuando no teníamos mas que una criatura? Si una criatura, la casa y el trabajo se lleva “con la gorra”...¡¡Ahora sí!! Ahora con dos, las cosas se han complicado un poquito, pero ya crecerán, ¿no?
Y si viene un tercero, ¡¡ya ni te cuento!! Faltan manos hasta para ir por la calle. Tenemos dos manos. ¿Dónde me pongo el tercero? Pues donde puedas...¡¡¡Tú te lo has buscado!!!...
Y ENTONCES ES CUANDO TE DAS CUENTA QUE DOS CRIATURAS:
SE LLEVAN CON LA GORRA” Pero tres...
Y así sucesivamente. No sé si el ejemplo ha sido clarficador, a mí me ha servido para no quejarme de nada. Porque seguramente estoy en el punto que cualquier otra cosa sería peor.
Bueno cómo habréis captado todo es un poco, bastante irónico.
Valoremos lo que tenemos; siempre puede ser mejor, pero también peor. Regla básica para ser feliz.

FIN.

MONTSE. G.


martes, 29 de septiembre de 2015

Iniciativa Genial.

No hace mucho que empecé a escribir algunos relatos. Voy a clases con mi extraordinaria profesora: Lola Andrade. De la que he aprendido muchísimo;  y pienso seguir avanzando en este camino de jugar con las palabras. 
A raíz de esta afición, busqué por internet y encontré una página: "Literautas". Me registré en ella y por los pelos, me dio tiempo de participar en el relato mensual que proponen.

Era el mes de junio y ya Iria y Tomeu, que son los administradores, se despedían hasta el comienzo de curso, en octubre. Pero...nos dejaron "deberes". Debíamos  - si queríamos participar- hacer un relato. Este relato veraniego, debía ser, a partir de uno ya enviado durante el curso; a escoger. 
Con los escogidos se haría la tercera recopilación de relatos, reuniéndolos todos en un libro, como en los dos años anteriores, que se podría descargar gratuítamente desde Literautas.

Bien, yo sólo había participado en el último: el microrelato de Junio. Como estaba permitido ampliarlo. Lo hice. Y lo envié.
¿Cuál no sería mi sorpresa??... Cuando compruebo que mi relato estaba incluído en el recopilatorio. No os podéis imaginar la ilusión tan inmensa que me hizo. Alegría añadida, ya que este recopilatorio será o es ya, vendido a través de "Amazon" en formato de papel, en todo el mundo!!!
Y alegría añadida, pues lo que se recaude irá a parar a la ONG "AYUDA EN ACCIÓN". Excelente idea por parte de: Iria y Tomeu - los administradores de Literautas.


Animo a todo el que pueda, a que participe comprando este recopilatorio, que aunque de momento sólo lo he ojeado, lo que he leído me ha gustado mucho. Por lo que felicito desde aquí a todos mis compañeros. La lectura es sencilla, ya que los relatos son cortos y por lo mismo muy intensos.
No sé que más compartir con los que me habéis leído. Sólo una cosa: si tienes la inquietud de manchar el folio en blanco con algunas palabras, anímate y vente a: http://www.literautas.com/es/


Gracias por llegar hasta aquí. Buena lectura.



miércoles, 23 de septiembre de 2015

Relato corto 2: LAURA

Laura, se perdía en la inmensidad del océano- a aquellas horas- bien avanzada la tarde. Había adquirido aquella costumbre desde que tiempo atrás decidieron mudarse del pequeño piso en Barcelona, a aquel otro, que si bien no era más amplio, sí le permitía observar de cerca el mar. Éste, siempre había ejercido sobre ella un poder casi mágico.

Desde el balcón, vislumbraba la incomparable vista. Ésta no siempre se mostraba con el mismo ánimo o del mismo color. Aquel día, alrededor de las 20h, el mar presentaba una tonalidad azul marino, muy oscura, en contraste con el azul más vivo del cielo, en el que las máquinas voladoras creadas por la mano del hombre, dejaban unas rayas blancas formando caprichosas figuras. 


Algunas aves negras completaban el conjunto. Había llegado la hora de darse el festín, y a su reclamo, iban apareciendo más y más aves que revoloteaban de acá para allá sin aparente sentido.

Seducida por la visión, acudía el recuerdo de ayer. Decidió calzarse unas chanclas, coger el libro de poemas que siempre leía, bajar e impregnarse de sal y olor de mar; dejarse arrastrar por aquellos recuerdos que pujaban por salir a flote. 

Bajó las escaleras a buen ritmo, pero sin correr, como hacía tiempo atrás. Una vez en la calle, atravesó las vías del tren y se situó en unas rocas cercanas. Se quedó allí, a solas;  donde el mar y el cielo y ella, iniciaban  una conversación sin palabras. La luna que había tenido la diligencia de aparecer a la cita –no siempre le era posible- completaba aquel curioso grupo. Nadie más estaba invitado.



Laura dejó volar su imaginación, viajando mentalmente a un pasado lejano ya. En aquel pasado, se alzaba con soberbia y atrevimiento, una imagen y una voz, Había una serie de personas que acompañaban los recuerdos, pero éstas no tenían ningún protagonismo, tan sólo formaban parte del cuadro; igual que un bosque difuminado, adorna el fondo de aquello importante que captó el artista, con su pincel.


No abrió su libro en verdad pocas veces lo hacía a aquellas horas ante el mar, quedaba sobre su regazo como un juguete precioso. Los poemas, tan conocidos, estaban ya grabados a fuego en su memoria. En aquellos momentos, la voz creadora los recitaba para ella acariciándola con el terciopelo suave de su eco.


Gruesas lágrimas resbalaron por sus mejillas. La vista perdida en el horizonte. La llamada nuevamente se quedó sin respuesta y las preguntas se volvían a amontonar en su mente. A sabiendas de que en la vida todo tiene un principio y un fin, consciente de su elección y su deber, lo único que le quedaba era alimentar algo que sólo en aquel entorno podía vivir hasta el fin de sus días.

Pasó casi una hora en un nivel de semiconsciencia. Cuando recobró su estado natural, pensó en los suyos. La estarían esperando. Nunca le decían nada. Ellos sabían que ella tenía otra vida además de ellos. Los amaba, pero amaba sobre todas las cosas, su pasado. Lo que era ella ahora, se  lo debía en gran manera a aquella figura y a aquella voz querida y  añorada.


Un buen día, llegó a sus oídos que había partido para no volver jamás...

Montse, G.



TEXTO PROTEGIDO POR UNA LICENCIA "Safe Creative"



martes, 15 de septiembre de 2015

La Lluvia Cae Dulcemente

A veces me vienen cosas a la cabeza, buenas o malas no importa. Las dejo aquí...



A veces la lluvia cae dulcemente.
Dulcemente riega el alma,
cuando el alma está seca.

La vida se consuma...
El corazón se retrae.
Escucha el rumor de la lluvia.

Ávido de calor palpita.
Más fuerte cada vez.
Exhausto ya.

Silencioso, no se queja.
Sigue su camino sin reposo.
¿Hasta cuándo?

La lluvia cae dulcemente.
Dulcemente riega el alma,
cuando está seca.

Como pez sin agua
Como ave sin vuelo.
Como sed sin agua.

El corazón se acurruca.
Latiendo sin cesar.
¿Hasta cuándo?

Como río que busca el mar.
Como frío que busca calor.
Cómo llanto que busca consuelo.

Firme en su palpitar.
No ceja en su empeño.
Colmado de esperanza.

Como el rocío sin su mañana
Como unas manos vacías.
Como un amor sin respuesta.

El corazón se encoge, gime.
Más no ceja en su empeño.
La vida apura...
Impenetrable esencia

Quizás el río encuentre su mar.
Quizás llegará el calor, y...
quizás después del llanto
florecerá una sonrisa.

La lluvia sigue cayendo dulcemente.
Y dulcemente riega el alma
cuando está seca.



Montse. G.



Imagen tomada de internet, será retirada a petición.


miércoles, 2 de septiembre de 2015

CARUSO

HISTORIA DE LA CANCIÓN "CARUSO"

Caruso es el apellido de un famoso cantante napolitano (Enrico Caruso) de Sorrento, una ciudad cerca del golfo de Nápoles.




La primera y original versión de esta canción fue escrita y cantada por Lucio Dalla. que dedicó esta canción a Caruso, después de haber estado en Sorrento y haber quedado impresionado por la belleza de la ciudad. 



A Lucio Dalla se le estropeó el barco en Sorrento, donde hubo de esperar a su reparación. En Sorrento sólo encontró disponible un lujoso apartamento en el  Gran Hotel Excélsior Vittoria, donde Caruso vivió los dos últimos meses de su vida. Allí, en esta habitación, Luccio se sorprendió al encontrar intacto todo lo perteneciente al famoso cantante durante el tiempo que se instaló allí hasta su muerte: sus libros, sus fotografías...su piano.

Ángelo que tenía un bar en el puerto, le contó esta historia a Lucio, y él nos la regala con música.
Caruso estaba enfermo de cáncer en la garganta y sabía que tenía los días contados, pero eso no le impedía dar lecciones de canto a una joven de la cual estaba enamorado.

Una noche de mucho calor no quiso renunciar a cantar para ella que lo miraba con admiración, así que aún encontrándose mal hizo llevar el piano a la terraza que daba al puerto y empezó a cantar una apasionada declaración de amor y sufrimiento. Su voz era potente y los pescadores, oyéndole, regresaron al puerto y se quedaron anclados bajo la terraza. Las luces de las barcas eran tantas que parecían estrellas o quizás las luces de los rascacielos de Nueva York...



Caruso no perdió las fuerzas y siguió cantando sumergiéndose en los ojos de la muchacha apoyada en el piano. Esa noche su estado empeoró. Dos días más tarde, el 2 de agosto de 1921, moría en Nápoles. Esta canción narra el drama de esa noche...con luces y sombras del pasado...con muerte y vida...
Un hombre enfermo que busca en los ojos de la muchacha un futuro que ya no existe...
Un testamento de amor...este fue su último concierto...y este fue su excepcional público: el mar, las estrellas, los pescadores, las luces de las barcas, y su amada...



El estribillo de la canción no está en italiano, sino en dialecto napolitano... ¡Por eso cuesta mucho entenderlo!

Làmpare: es un tipo de iluminación que los pescadores usan para ir a pescar por la noche y que ha dado el nombre también a los mismos barcos de pescadores.



Qui dove il mare luccica
e tira forte il vento
su una vecchia terrazza
davanti al golfo di Surriento
un uomo abbraccia una ragazza
dopo che aveva pianto
poi si schiarisce la voce
e ricomincia il canto.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai³.

Vide le luci in mezzo al mare
pensò alle notti là in America
ma erano solo le lampare
e la bianca scia di un' elica.
Sentì il dolore nella musica,
si alzò dal pianoforte
ma quando vide la luna uscire da una nuvola
gli sembrò dolce anche la morte.
Guardò negli occhi la ragazza,
quegli occhi verdi come il mare,
poi all'improvviso uscì una lacrima
e lui credette di affogare.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai.

Potenza della lirica
dove ogni dramma è un falso
che con un po' di trucco e con la mimica
puoi diventare un altro.
Ma due occhi che ti guardano
così vicini e veri
ti fan scordare le parole,
confondono i pensieri.
Così diventa tutto piccolo,
anche le notti là in America,
ti volti e vedi la tua vita
come la scia di un'elica.
Ma sì, è la vita che finisce,
ma lui non ci pensò poi tanto
anzi si sentiva già felice
e ricominciò il suo canto.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai

(x2)


Letra en castellano.

Aquí donde el mar reluce
y sopla fuerte el viento
sobre una vieja terraza
delante del golfo de Sorrento
un hombre abraza a una muchacha
sin contener el llanto
luego se aclara la voz
y vuelve a dar comienzo al canto.

Te quiero mucho,
mas (pero) mucho, mucho, sabes...
Y en la distancia amor
hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

Vió las luces dentro del mar,
pensó en las noches allí en América
pero era sólo el reflejo de algunos barcos
y la blanca estela de una hélice .
Sintió el dolor en la música,
se levantó del piano
pero cuando vió la luna salir trás una nube
le pareció dulce también (incluso) la muerte.
Miró en los ojos la muchacha,
esos ojos tan verdes como el mar
luego de improviso salió una lágrima
y el se creyo ahogar.

Te quiero mucho
mas mucho, mucho, sabes...
Y en la distancia amor
hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

Fuerza de la lírica
donde cada drama es un falso,
donde con un buen maquillaje y con la mímica
puedes llegar a ser (un) otro.
Pero dos ojos que te miran
tan cercanos y tan autentícos,
te hacen olvidar palabras,
confunden pensamientos.
Así todo parece tan pequeño,
también las noches allí en América
miras atrás y ves tu vida
como la estela de una hélice.
Sí, es la vida que se acaba
sin embargo él no lo pensó tanto
por el contrario, se sentía ya feliz
y volvió a comenzar su canto.

Te quiero mucho
mas mucho, mucho, sabes...
Y en la distancia amor
hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

(x2)

Versión Gianni Morandi



Es una historia de amor maravillosa, a la vez que triste. Musicada por Lucio Dalla de un modo genial. Es uno de los temas que al oírlo sea dónde sea, se me eriza el vello y siento resurgir y volar sentimientos inefables; tanto cómo lo son la historia y la canción...

Cedido amablemente por el blog: 


domingo, 16 de agosto de 2015

Vacances fins al setembre (Vacaciones hasta septiembre)

Per tu retorn... de Maria Mercè Marçal 
(Canta Marina Rossell)



Per tu retorn (Maria Mercè Marçal)


Per tu retorno d'un exili vell
com si tornés d'enlloc. I alhora et sé
terra natal, antiga claror meva,
i l'indret on la culpa es feia carn.

Retorno en tu, per tu, a l'espai cec
d'on vaig fugir sense poder oblidar;
desig sense remei, ferida arrel
arrapada, clavada cos endins.

Per tu retorno d'un exili vell,
refugi contra tu, des d'on trair
la primera abraçada i on triar,
des de l'enyor, l'escanyall d'unes mans.

Retorno en tu, per tu, al vell jutjat
sense horari ni nom, fosa en la pell
dels teus camins que em coneixen la pell,
closa en els ulls que ja gosen fitar
el teu esguard, com si tornés d'enlloc.


Me gustaría traducirla, es un bello poema, pero creo que no sabría darle el verdadero sentido que le quiso dar Maria Mercè.

Más información en: http://www.cancioneros.com/co/882/2/la-poesia-cantada-de-maria-merce-marcal-por-carles-gracia-escarp

martes, 4 de agosto de 2015

Poema XII. (Pablo Neruda)



Teresa, una preciosa amiga me dio a conocer este "Poema XII" de Pablo Neruda. Forma parte de sus "Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada"
Y digo que me lo dio a conocer, porque seguramente, ya lo había leído pero no lo había sentido.

Gracias Teresa.


Poema XII (Pablo Neruda)

 Para mi corazón basta tu pecho, 
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.